Archive for junio, 2018


Viernes de la IX semana del Tiempo Ordinario
“Yo fui para ellos como un padre
que estrecha a su creatura
y se inclina hacia ella para darle de comer”
Os 11, 1. 3-4. 8-9

Sagrado-corazón

Hacemos la señal de la cruz, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espiritu Santo. Pidamos al Espiritu Santo que abra nuestras mentes, nuestros oidos internos, nuestro corazon para que disponga a recibir lo que el Senor quiere decirnos hoy. Hoy la Iglesia celebra la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús y en la primera lectura tomada del profeta Oseas se nos relata como Dios Yahvé se muestra como un Dios enamorado de nosotros pero tambien herido de amor, un Dios al cual el pueblo lo rechaza, un Dios que no se siente correspondido por el amor de su pueblo que pasa del dolor al enfado pero luego pasa del enfado a la nueva promesa porque El es amor. Hay un Dios padre que esta enamorado de cada uno de nosotros, ¿puedo comprender eso? ¿Es capaz el mundo reconocer el amor de Dios?, o ¿somos capaces de mirarnos con ternura como el corazón de Jesucristo hace hacia nosotros?

Tambien a mi me has creado para amar. Tomo una pausa y pienso ¿a quien amo hoy? Recordemos las palabras de San Agustin “nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón esta inquieto, hasta que descanse en ti”.

Ayudame Señor Jesús y muestrame tu corazón amoroso y misericordioso y guia mis esfuerzos para que seas tu quien hable si me encuentro con un amigo o con un extraño. Te lo pedimos en tu nombre.

​ AH

Anuncios

                                            Jueves de la IX semana del Tiempo Ordinario
“amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. El segundo es éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”  Mc 12, 28-34

Hacemos la señal de la cruz, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espiritu Santo para hacer conciencia.  Pidamos a Dios que abra nuestro entendimiento, nuestra mente, nuestras almas, nuestros oidos para comprender su Palabra. 

10563419_586772

En el evangelio de hoy, uno de los estudiosos, un ‘escriba’ conocidos como doctores o maestros de la Ley, eran los judios especializados en el estudio y explicacion de la ley o Tora.  La mayoria de ellos se opusieron a Jesús, de hecho, Jesús les critica duramente su proceder legalista e hipocrita (cf. Mt 23, 1-36; Lc 11,45-52).  Son aquellos que leen la ley o la letra tal como esta, sin entender el espiritu detras de la letra o de la ley.  Jesus retoma y reclama la base de nuestras vidas–el amor de Dios.  No son las reglas, ni los rituales, ni las practicas las que estan por encima del amor de Dios.  ¿Mi vida ha experimentado el amor de Dios? o ¿mas bien me preocupa mas las doctrinas, las leyes, la letra que el propio amor de Dios? El amor de Dios no es un mandato, es una experiencia de vida.  Cuando la persona recibe el amor de Dios, para de discutir por tonterias, sabe perdonar, no es juicioso ni prejuicioso, al contrario brinda los frutos del amor de Dios que son la compasion, la ternura, la paz, el amor, la misericordia.

El amor requiere comunicación del amante al amado y viceversa, para esto es necesario la escucha.  Es por eso que Jesús pide la escucha del pueblo. “Escucha, Israel: El Señor, nuestro Dios, es el único Señor;”  ¿Estan tus oidos atentos a la Palabra de Dios? o mas bien ¿estan tus oidos para escuchar guerra, odio, violencia, persecución?  Una maxima ignaciana que San Ignacio de Loyola solia escribir y es propicio para la reflexión es “En todo amar y servir”.  
                                                                                                               AH

A %d blogueros les gusta esto: