fe-300x200Por más de 50 años, inclusive un poco antes del Concilio Vaticano II, en los Estados Unidos se comenzó a utilizar el modelo de escuela para impartir clases de educación religiosa a todos aquellos pequeños que necesitaban no solo prepararse para los sacramentos, sino inclusive el asistir a la famosa “sunday school”.
En pocas palabras, era una expectativa que la familia fuese a la Iglesia los domingos y a la vez los hijos recibieran “educación religiosa” o “Instrucción religiosa” por las monjas o hermanas de vida religiosa de alguna congregación y poder comprender los sagrados misterios.

Hoy en día, después de 50 años la historia es distinta y diferente.  Solamente en este país de los Estados Unidos, el incremento y flujo de la población inmigrante se ha duplicado en tan solo 10 años.  Es interesante ver las estadisticas y sus proyecciones para las Iglesias en el Sur, Suroeste y Sureste de los Estados Unidos, donde una de las “minorias” pasara a ser la “mayoría”–el pueblo hispano.  No solo eso, el numero de monjas o personas consagradas a la vida religiosa va en declive pero el numero de laicos comprometidos con la Iglesia va en aumento.  Creo que el Espiritu Santo nos quiere decir algo y hay que poner mucha atención, es leer los “signos de los tiempos”.  Aún así, hoy en día, debido al incremento de los medios masivos de comunicación, las nuevas herramientas de la tecnología y el cambio cultural y social nos pide una nueva manera de soñar, una nueva manera de emprender y una nueva manera de proclamar el Evangelio.

Ya no se puede vivir con el término “educación religiosa” donde se da una connotación de un aula o salón de clase, donde el/la instructor(a) dirige y parte de un texto para impartir la educación religiosa.  Y espera que sus pupilos o estudiantes vengan a la Iglesia para recibir la sagrada instrucción.  Por eso, es que es preciso el utilizar los términos “catequesis” “formación de fe” “catecismo”, ya que estos términos dan una connotación que va mas allá de un salón de clases, donde se necesita en vez de maestros…….testigos de la fe, modelos de santidad, personas que viven las exigencias del evangelio.  En vez de textos, sitios de internet, video clips, audio, una catequesis experiencial, que parta de las propias experiencias de la familia.  En vez de esperar que vengan hacia nosotros, es el salir y encontrarlos en la calle y dialogar con ellos, compartir la fe ahi mismo (Cultura de Encuentro).  No solo eso, una catequesis o formación de fe que sea integral, es decir, para todos, no solo para los pequeños sino también para los grandes, y no solo para los padres de familia, sino para toda la parroquia, incluyendo solteros, abuelos, divorciados, viudos, separados, etc…..

Con todo esto, la catequesis no se puede limitar solamente a clases de religión, sino más bien ampliar la gama de temas, es hacer la catequesis experiencial, el vivirlo y sentirlo y hacerlo propio y se pueden cubrir estas areas partiendo desde las seis tareas fundamentales de la catequesis.

1.  Conocimiento de la fe
2.  Vida Liturgica
3.  Formacion Moral
4.  Vida de Oracion
5.  Vida comunitaria
6.  Espiritu Misionero

En estas areas caben temas que inclusive pudieran no ser religiosos a simple vista pero afectan a la persona, pueden ser temas como “El porque es importante votar” “Inmigracion” “hostigamiento” “abuso infantil” “abuso domestico”, “sufrimiento, aislamiento y depresion”, etc… es el ampliar los temas que afectan a la persona y luego darle el mátiz perfecto con una dósis de catequesis enraizada en la Sagrada Escritura y los documentos de la Iglesia.

Prefiero una catequesis o formación de fe que una educación religiosa ya que me limita por los criterios que les habia explicado.

AH