Recientemente tuve la oportunidad y la bendición de ser el Conferencista principal en Español para la reunión de Líderes y Catequistas para la Diócesis de Brownsville, Texas dirigida por la Oficina de Catequesis bajo el liderazgo de mi colega Luis Espinoza (Director de la Oficina) con el patrocinio de la editorial jesuita Loyola Press y tener a lado a mi compañero Joe Paprocki para la comunidad anglosajona, donde su actual obispo Daniel Flores quien fuera mi profesor de Patrología (Patrística) durante mis estudios de Maestría terminó tal conferencia con una Misa.  Fue muy grato ver tantas personas hambrientas por nuestro Señor Jesucristo, dispuestos a lanzarse y echar las redes para las nuevas generaciones.  La gente del “valle” como se le conoce saben ser muy hospitalarios y en verdad que reciben a la gente con los brazos abiertos, esta experiencia nunca lo olvidare.  Agradezco tambien el trabajo hecho por Rita Martinez y la ayuda que dio en la conferencia pero sobre todo agradezco la hospitalidad de mi gran amigo Martin Lopez quien abrio las puertas de su casa para que mi familia se pudiese hospedar alli.  Aqui les comparto una foto

Capture

Durante mi presentación que fue titulada “Bajo la influencia de Jesús” basado en el reciente libro publicado por mi colega Joe Paprocki “Under the Influence of Jesus” impartí mi presentación y quisiera compartir ciertos puntos doctrinales y pastorales que quisiera plasmar precisamente para todos aquellos interesados.  Tengo que confesar que tenía los nervios de punta ya que los nervios pueden traicionar a cualquier expositor por muy preparado que este, pero fue tan cálido y ameno el recibimiento de la gente que se desvanecieron.  Una de las oraciones famosas que ahora son parte de la Tradición Católica es la oración “Alma de Cristo” o Anima Christi que mismo San Ignacio de Loyola al haberla escuchado durante su tiempo fue el quien la colocó al comienzo de sus Ejercicios Espirituales y a menudo hizo referencia a ella.  Debido a esta oración parte el libro para explicar ¿cómo entender “bajo la influencia”? ya que se puede mal interpretar como si uno estuviese bajo la influencia de las drogas, o del alcohol o algo que pudiera ser dañino para la salud, pero la oración comienza de la siguiente manera:

“Alma de Cristo, santifícame. Cuerpo de Cristo, sálvame. Sangre de Cristo, embriágame…..”

La palabra embriagar es una palabra fuerte que significa emborrachar, pero también significa cautivar, fascinar y es por estas líneas donde se puede entender el significado “bajo la influencia de Jesus”.  El dejarse cautivar y fascinar tiene su raíz en virtud del regalo que hemos recibido por la gracia del bautismo.  Es aquí donde Dios toma la iniciativa y llama, nos busca y para aquellos que fuimos bautizados desde pequeños, este regalo de la gracia, Dios lo entrego a manos de nuestros padres, el llamado fue a través de nuestros padres pero es Dios mismo quien toma esta iniciativa.  Por lo tanto, si uno fue bautizado de adulto, la iniciativa es igual, es Dios quien llama.  Y debido a esta virtud del bautismo implica un llamado, una vocación y como cualquier llamado requiere una respuesta por nuestra parte, pero ojo, no cualquier respuesta como alguien que toca a la puerta y simplemente abrimos.  Al contrario, esta respuesta tiene que ser como San Ignacio de Loyola varias veces propuso, una búsqueda apasionada de la voluntad de Dios, esa debe ser nuestra respuesta….tiene que haber esa chispa que encienda esa pasión y esa pasión debe conducir a la embriaguez espiritual que es sana (esa fascinación por la persona de Cristo).  NOTA: Fascinación no se debe entender por fanatismo.

Cuando la persona se deja enamorar por la persona de Cristo, comienza esa búsqueda apasionada, y esa búsqueda apasionada tiene equilibrio por lo cual mantiene la relación saludable, no se fanatiza, no se vuelve ciego, y se debe proclamar el Kerigma, ese primer anuncio como lo hizo la Iglesia primitiva.  El kerigma es Cristo Jesús en cuanto Mesías muerto y resucitado para salvación de todos y en cuanto promesa cumplida por el Padre y anunciada por los profetas del AT.  Los ejemplos más claros de este Kerigma se encuentran en  Hch 2,14-41; 1 Cor 15,14-15; Rom 16,25.32;  y en si el Kerigma es la proclamación del Mensaje sobre la Pasión, la Muerte y la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, pero rete a los participantes de la Diócesis de Brownsville y les dije, “necesitamos predicar el Kerigma, necesitamos predicar lo esencial del mensaje, el Señor ha muerto y ha resucitado para la salvación de todos nosotros, pero lo más importante es que nos AMA a cada uno de nosotros.  Por lo tanto, no solo predicar el Kerigma, sino vivirlo, ser Kerigma, ser testigos de Cristo, dar testimonio de nuestras vidas que reflejen a Cristo, al Kerigma, dejarse transformar por Cristo.”

fire

Bajo la influencia de Jesus, nos debe convertir en Kerigma y debemos proclamar y dar testimonio del amor que Dios tiene hacia cada uno de nosotros con nuestras obras, con las cosas que hacemos, la dedicación que pongamos en los proyectos que nos confían, porque el Reino de Dios es amor.  Nuestra realidad y nuestra sociedad nos apunta a un distinto reino y he aquí la tentación, nos propone un reinado de dinero, fama y poder.  Por lo cual, muchos buscan este espejismo de reinado y se dejan conquistar por él, pero de ¿Qué sirve tener dinero, fama y poder, si no hay amor autentico a Dios y al prójimo? De nada, es vacío absoluto pero cuando la persona se deja embriagar por el Espíritu Santo nos revela dos cosas excelentísimas de Dios:

1)  Dios es grande en su creación

2) Dios es grande en su Redención

DSC_0065_edited-1 copy

Consecuentemente, dejarse influenciar por Jesus significa no dejarse llevar por la envidia y el egoísmo, no dejarse acarrear por la violencia, no al cinismo al chisme o a la negatividad (la Iglesia ya cuenta con muchos de ellos) necesitamos personas que enseñen la alegría de ser Cristianos de ser Católicos, no ser prepotentes sino humildes y vivir en estado de serenidad que solo el Espíritu Santo puede dar en medio del caos de nuestras vidas.  La Iglesia necesita tantos discípulos misioneros que estén dispuestos dejarse transformar en el Señor, de reconocerle y vivir su Reino.  Por lo tanto, cuestiónese ¿Qué necesito YO para embriagar a los demás de Jesucristo?

Mi presentación va acompañada de un visual de PowerPoint y lo puedes encontrar aquí www.slideshare.net/adrian31  “Bajo la influencia de Jesus”

AH