hacer discipulos_tComo les había prometido, después de unos 2 meses de ausencia y no escribir algún articulo regreso renovado y con mas energía.  Quisiera reflexionar sobre el papel central que tiene la persona del catequista.  En mis artículos pasados mencione algunos aspectos que la persona del catequista dentro del contexto del discipulado debe de tener.  Hoy comienzo con la siguiente referencia del Directorio Nacional para la Catequesis, 36B.

“En sentido positivo, los criterios deberán contemplar: la fe del candidato, que se manifiesta en su piedad y en el estilo de vida diaria; su amor a la Iglesia y la comunión con los Pastores; el espíritu apostólico y la apertura misionera; su amor a los hermanos, con propensión al servicio generoso; su preparación intelectual básica; buena reputación en la comunidad, y que tenga todas las potencialidades humanas, morales y técnicas relacionadas con las funciones peculiares de un catequista, como el dinamismo, la capacidad de buenas relaciones, etc..”

Por lo cual hago la siguiente pregunta, ¿Cuáles son las cualidades que el catequista debe de tener?

  1.  Siente el llamado de ser discípulo(a) del Señor, sin este llamado el catequista puede caer en el error en convertir su ministerio en un oficio, en un trabajo, en una rutina.  Recordemos que ser Catequista es una vocación.  El Catecismo de la Iglesia lo define como “Llamada o destino que tenemos en esta vida y en el mas allá.  Dios creo a la persona humana para que le ame y sirva; esta realiza su vocación al conseguir la felicidad eterna.” (glosario)
  2. Busca ser servidor líder, en pocas palabras trata de seguir el ejemplo de Jesucristo (ver Juan 13,1-15).  No trata de dominar o aparentar que todo lo sabe, el catequista es discípulo, esta abierto al aprendizaje del Maestro.
  3. Capacidad para facilitar en lugar de dificultar, para esto la persona del catequista necesita tener la capacidad de establecer buenas relaciones pero también tener una personalidad abierta
  4. Busca la unidad y no la división, tiene en mente el catequista que su misión y llamado no es para el, sino es la misión de la Iglesia.  Por lo cual, el catequista no puede decir esto es mio, me esforcé por llevarlo acabo, o no pueden utilizar mis talentos a personas que no lo merecen, o que buscan el chisme para perjudicar o molestar a los demás.
  5. Tiene una visión global, reconoce que las cosas que pasan en su parroquia no solo son para su parroquia, sino para la diócesis (Iglesia local) y para la Iglesia universal.  Sabe ver mas allá de los problemas o logros que ocurren solo en su ámbito.
  6. El catequista también debe ser una persona espiritual, es decir asiste a Misa, participa en los sacramentos tanto de la Eucaristía como el Sacramento de la Reconciliación y Penitencia, no tiene que ser una persona que se da golpes de pecho pero no sabe como tratar a sus hermanos.  Trata de leer y estudiar la Biblia, los documentos de la Iglesia pero sobre todo tiene una vida de oración.
  7. El catequista debe de ser una persona realista y centrada, es decir que reconoce sus limites pero también reconoce sus talentos, no es la persona que acapara todos los ministerios en la parroquia el que quiere ser lector, ministro extraordinario de la Sagrada Comunión y sacristán durante la misma Misa.  Reconoce sus flaquezas y sabe que tiene que trabajar en ellas, reconoce que no es el Mesías pero sabe que es una pieza fundamental para llevar acabo la Misión de la Iglesia.

En la próxima entrada estaré ofreciendo mas cualidades que la persona del catequista debe de tener.

AH