Hoy celebramos 50 años de la apertura del Concilio Vaticano II y a la vez celebramos el Año de la Fe, son tantas las emociones que corren por mi cuerpo al escribir sobre este GRAN SUCESO, es la esencia de la historia que se queda impregnada en uno y darse cuenta que tanto fruto ha dejado el Concilio Vaticano II y lo que falta por exprimir.  Algunos se han dedicado mas bien a criticar el propio Concilio como algo que ha dañado a la Iglesia, inclusive algunos dicen que los seminarios antes estaban repletos casi a punto de reventar y hoy tenemos escasez de vocaciones, la liturgia era mas sacra o sagrada, y ahora la liturgia es abusada y la gente perdió la transcendencia de Dios, antes no se aceptaba a las “Iglesias protestantes”  etc…..  Lo que no vemos son los frutos del Concilio Vaticano II, por ejemplo, Derecho a la libertad religiosa, el uso de la lengua vernácula durante la liturgia para poder captar y participar plenamente, activamente en la celebración, ahora nuestros hermanos “protestantes” son hermanos separados y tenemos dialogo ecuménico, la escasez de vocaciones se ha nutrido por la vocación y dedicación de los laicos, hay mas laicos preparados con Maestrías y Doctorados en las ramas de Teología, Espiritualidad, Bíblica, inclusive trabajan en parroquias evangelizando y catequizando al pueblo de Dios.

Gracias al Concilio Vaticano II la Iglesia se ha abierto al hombre contemporáneo sin perder su esencia, sin perder su enseñanza, sin perder su ORTODOXIA, dejemos de que si la Iglesia es progresista o conservadora, es ORTODOXA y tiene a Cristo como su centro, aunque ha muchos de nosotros a veces no hagamos muy buen trabajo en presentar el Rostro de Cristo, pero aun así, la Iglesia con la asistencia del Espíritu Santo y por la voz del profeta Beato Papa Juan XXIII se convoco el primer Concilio con enfoque Pastoral y el primer Concilio donde empleo sus gotas medicinales de misericordia en vez de CONDENAR.

Tratare de enfocar mis nuevas entradas sobre el contexto histórico del Concilio Vaticano II y sus 16 documentos.

AH