Recientemente lei un buen articulo de un sacerdote el P. Leo Walsh, STD donde mencionaba la distinción que se tiene que tener en cuenta al momento de hablar sobre Evangelización y la equivocación que muchos hacen al pensar de que se trata de Proselitismo.

¿Que es el Proselitismo?  Utilizando las mismas definiciones que el P. Walsh da es que etimologicamente hablando proviene del griego proselutos o del Latin proselytus que se deriva de su substantivo del verbo “venir”  Por lo tanto, el término prosélito se puede traducir como “aquel que viene” y con esto podemos entender los conceptos biblicos donde se designaba a un Gentil convertido al Judaismo.  Es decir que deja una comunidad para abrazar los valores y polizas establecidas por otra comunidad.

En 1995, el Consejo Mundial de Iglesias en conjunto con la Iglesia Catolica reconocieron que el termino Proselitismo conlleva una connotación positiva en el contexto de una actividad misionera.  Sin embargo, tambien conlleva una connotación negativa entre Cristianos cuando una comunidad trata de convertir a individuos y ganarselos hacia otra comunidad que profesa una creencia distinta.  Esta declaración que es válida para nuestros dias fue hecha solo en Ingles pero lo puedes encontrar pulsando aquí.  Siguiendo este documento desglosa y ofrece parámetros para no caer en esta actividad negativa del Proselitismo y se las ofrezco para evitar caer en la trampa sobre lo que es en verdad Evangelización y no Proselitismo.

1.   Hacer referencias injustas o poco caritativa con las creencias de otras iglesias y prácticas e incluso ridiculizar;

2.  Comparar dos comunidades cristianas, haciendo hincapié en los logros e ideales de una parte, y las debilidades y los problemas prácticos de la otra;

3.  El empleo de cualquier tipo de violencia física, la coacción moral y la presión psicológica, por ejemplo, el uso de ciertas técnicas de publicidad en los medios de comunicación que podrían llevar a una presión indebida sobre los lectores o espectadores;

4.  Utilización del poder político, social y económico como un medio para ganar nuevos miembros para la propia Iglesia;

5. Ampliar ofertas explícitas o implícitas en la educación, la salud o incentivos materiales o el uso de los recursos financieros con la intención de hacer conversos;

6.  Actitudes y prácticas de manipulación que se aprovechan de las necesidades, las debilidades o la falta de educación, especialmente en situaciones de dificultad, y no respetan su libertad y su dignidad humana ;

Estos principios son muy claros y cada Católico y misionero que se quiera emprender en las cosas de la Evangelización tendra que tener esto en cuenta, para evitar caer en la trampa del proselitismo.  La Nueva Evangelización tiene que proponer a Cristo como el centro de todas las actividades catequeticas, misioneras y pastorales de la Iglesia pero de una manera que pueda suscitar y enamorar a toda persona sobre quien es Jesucristo.  A nadie se le puede enamorar a la fuerza.

AH