En el último artículo http://tinyurl.com/7gm7lds mencionaba la importancia de superar las divisiones heredadas del pasado y construir una nueva comunión de amor mediante la oración, el arrepentimiento y pedir perdón a los demás por los pecados de desunión del pasado y presente.  Según el documento Dialogue and Proclamation por el Pontificio Consejo para el Diálogo Interreligioso, se nos dice que hay varias formas de dialogar y una de ellas se puede aplicar dentro del Diálogo Ecuménico.  Uno de estos niveles es, el intercambio teológico sobre las diferencias que existen entre las diferentes confesiones o denominaciones cristianas para encontrar puntos de acuerdo que sean genuinos, y para indicar las áreas en las que creemos es necesario un mayor diálogo (cf. Dialogue & Proclamation 42).  Uno de los esfuerzos que se han hecho dentro de este campo ha sido con las Iglesias Pentecostales que se estiman son alrededor de 600,000,000[1], y quisiera enfocarme en esto ya que son muy notorios tanto en su prédica como en sus experiencias religiosas y continuan atrayendo al pueblo hispano.

Este diálogo se inició en 1972 y treinta nueve años de conversaciones han demostrado que los Pentecostales y Católicos comparten muchos aspectos de la vida y la fe cristiana.  Durante este diálogo ecuménico se han tratado los siguientes temas, Perspectivas sobre la koinonía (1990), Evangelización, proselitismo y testimonio común (1997), De ser un Cristiano: Reflexiones sobre la Escritura y los escritos Patrísticos (2006).  Y podemos resumir puntos clave partiendo de un entendimiento común basado en los Padres de la Iglesia (Patrología) que nos han ayudado a entender y conocer a las Iglesias Pentecostales y viceversa.  Por lo tanto, Católicos y Pentecostales están de acuerdo en los siguientes puntos:

  • 1. Que la conversión es esencial para la salvación en Cristo, y que su propósito final es un compromiso a la vida del discipulado.
  • 2. La conversión consiste en establecer o restablecer una relación personal con Dios, para     que el pecador pueda gritar con confianza, “Ten piedad de mí, oh Dios, en tu bondad,  por tu gran corazón, borra mi falta” (Sal 51,1).  Esto implica una interacción misteriosa entre lo humano y lo divino, sobre todo la respuesta humana a la iniciativa divina.  Aunque la conversión es una experiencia personal, la comprensión bíblica es que siempre es relacional (tanto vertical como horizontal)[2]
  • 3. Que la conversión involucra tanto eventos como procesos, y reconocen la necesidad de una formación continúa.

Ahora, también hay áreas en las cuales no hemos podido concordar cuando hablamos de conversión, para nosotros los Católicos lo entendemos utilizando el término “Iniciación Cristiana”, que no se encuentra en el Nuevo Testamento, ni es utilizado normalmente por los Pentecostales.  Pero también las Iglesias Pentecostales hablan de la conversión dentro del contexto “bautismo en el Espíritu Santo”, término que no es exactamente el que se encuentra en el Nuevo Testamento y que nosotros los Católicos no empleamos.  Para nosotros Católicos, el bautismo es visto como el hecho de acercar las realidades que el propio bautismo significa.  Para los Pentecostales, el bautismo es solo abrazar la necesidad como un punto de obediencia al mandato de Jesús (Mc 16,16; Mateo 28,19).  Estas diferencias en la interpretación bíblica tienen que ser todavía mejor estudiadas, pero algo que podemos estar seguros es que el Espíritu de Dios sigue trabajando por la unidad de todos los Cristianos y esto se ha demostrado en ambas Iglesias a través del respeto mutuo y la disponibilidad por fomentar el entendimiento.

En los próximos artículos estaré dando más recomendaciones y recursos de apoyo que la Iglesia ofrece ante el compromiso ecuménico y el desafío fundamentalista.

AH


[1]  David B. Berrett, Todd M. Johnson, and Peter F. Crossing, “Global Table A. 50 Shared Goals: status of global mission, AD 1900 to AD 2025, International Bulletin of Missionary Research 30:1 (2006), 28.

[2] “On Becoming a Christian: Insights from Scripture and from the Patristic Fathers,” Pontifical Council for Promoting Christian Unity. (1998-2006),  http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/chrstuni/eccl-comm-docs/rc_pc_chrstuni_doc_20060101_becoming-a-christian_en.html