La Vida Publica de Jesús:

  • Jesús comienza su vida publica después del bautizo de Juan (Mt 3,13; Mc1,9; Lc 3,21; Jn 1,29).  Los cuatro evangelios concuerdan en este hecho, Jesus no comienza su predicación hasta despues del bautizo de Juan.  ¿Entonces esto nos puede dar mas luz para saber la fecha en que Jesus predicó?  El evangelio de Lucas 3,1-2, menciona “En el año quince del Imperio de Tiberio Cesar, siendo Poncio Pilato procurador de Judea; Herodes tetrarca de Galilea ….fue dirigida la palabra de Dios a Juan, hijo de Zacarías”.  Si leimos con atencion, se nombran personas históricas y de acuerdo a los archivos y documentos romanos, Tiberio empezó a reinar el Imperio Romano el 17 de Septiembre, 14 d.C., y si seguimos los datos revelados por el evangelista Lucas nos menciona que ya en el año quince de su Reinado, aparece Juan el Bautista, por lo tanto 14 + 15= 29 d.C, lo cual quiere decir que tal vez Juan el Bautista comenzo con su ministerio en Septiembre 28 D.C. a Septiembre  29 d.C.[1]
  • En el evangelio de Juan, Jesús comienza su vida pública en la compañía de Juan el bautista, después los primeros seguidores de Juan se convierten en seguidores de Jesús incluyendo a Felipe, Andrés, y probablemente Pedro y Nathanael.
  • Una de los rasgos mas pronunciados de la persona de Jesús de Nazaret de cualquier otro predicador es que el mismo afirma darle perfección a la Ley de Moisés (Mt 5,17), no que la viene a reemplazar o a descartar sino simplemente darle plenitud.  Cabe destacar que “Ley de Moisés” como conmúnmente se le conoce es la Torá o instruccion o “yr” en hebreo y no tanto en el sentido legal que pudiera connotar la palabra “Ley”, en este sentido podemos entender las palabras de Jesus al decir que viene a darle perfección o cumplimiento a la Instrucción.
  • Otra caracteristica muy notoria en tiempos de Jesús, es que el mismo habla con autoridad propia y no como los demás rabinos que hacían hincapié a las tradiciones de los antiguos. (“Ustedes habían oído, pero Yo les digo…” (Lc 20,1).
  • ¿Pero cual es su mensaje principal?  Jesus constantemente habla de un Reino de Dios escatológico y proléptico, es su mensaje central de su predicación.  La noción del reino de Dios no es idea original de Jesús, sino que sus raíces se encuentran en el Antiguo Testamento.  Al contrario de sus contemporáneos, muchos interpretaban el reino de Dios en términos de libertad de toda opresión Romana.[2]
  • La Comisión Teólogica Internacional en su documento Cuestionamientos selectos en Cristología declaraba lo siguiente:

“Jesús estaba perfectamente consciente que, en sus palabras y acciones,
en su existencia y persona, el Reino de Dios fue una realización presente,             una expectación, y un Reino por venir (Lc 10,23; 11,20).

“De acuerdo, el mismo se presento como el salvador escatológico, y dio                explicaciones directas e implícitas sobre su propia misión….Él                                  estableció el Reino y la presencia de Dios aquí, y la promesa de los                          últimos tiempos hacia su cumplimiento.[3]

  • El Reino de Dios (βαδελια basileia tou theou),  el concepto es dinámico, no se refiere a un lugar especifico sino a un evento, el poder de Dios que va penetrando en la historia de una manera diferente.  El Reino de Dios es escatológico es decir el fin de los tiempos, y esto es difícil de entender incluso entre los teólogos, ya que no se ponen de acuerdo en la predicación de Jesús.
  • ¿Pero como reconocemos de manera tangible que el Reino de Dios ya se establecio en la persona de Jesúa?   Por sus acciones Jesus predica el Reino de Dios, a través de sus milagros y exorcismos (Mc. 1,23-28; Mc 2,23-27; Lc. 13,10-16; Jn. 9,1-3), son sus acciones y palabras lo que manifiesta el Reino de Dios, es su persona misma, lo que es un símbolo de la manifestación de que el Reino de Dios ha llegado, ha comenzado, que el bien reina sobre el mal.[4]
  • Jesús perdona los pecados, lo cual es un insulto para los judíos especialmente los fariseos de su época, ya que “Solo Dios puede perdonar los pecados” (Mc 2,7).  Esto demuestra, el gran poder que tiene Jesús sobre el pecado y el mal, y que el Reino de Dios se abre para todos y no especialmente para aquellos que observan estrictamente la Ley.
  • Jesús también comparte el Reino de Dios con pecadores, borrachos, y prostitutas, es más se le acusa de que “ahí tienes un comilón y un borracho, amigo de publícanos y pecadores” (Mt. 11,19); incluso sus comidas incrementan, lo cual es un símbolo de unidad y comunión.  He incluso en nuestras culturas se usa la comida para atraer amigos y compartir momentos “Jesús estaba consciente de que él era el salvador definitivo de los últimos tiempos, y que anunciaba la presencia del Reino de Dios”.[5]

[1] Ibíd, 391-392; Ver Neuman, Cristologia, 23.

[2] Neuman, Cristologia, 24.

[3] Ver International Theological Commission, Select Questions on Christology (Washington, D.C: USCCB, 1980) 2; 2.1.

[4] Thomas Rausch, Who is Jesus, 86.

[5] Ver International Theological Commission, Select Questions on Christology (Washington, D.C: USCCB, 1980) 3.2.a.