Jesús y Contemporáneos:

Saduceos. 

  • Se deriva de Sadoc, importante sacerdote entre los que andaban con David (2 Sam 15,24) que procedía del linaje sacerdotal de los sadocitas.  Su origen se remonta probablemente a los tiempos de Ezequiel.
  • Pertenecían los notables y los ricos, los miembros de las familias de sumos sacerdotes y la aristocracia
  • Creían que la santidad de Israel estaba garantizada por el templo, en el que se ofrecían los sacrificios validos que expiaban los pecados del pueblo y del país y no reconocían como obligatorio más que el Pentateuco.  No aceptaban la tradición de los antiguos.  No compartían las esperanzas apocalípticas y escatológicas. (Cf. Mt 22,23)

Fariseos.

  • Partido religioso que, junto a los Macabeos, encontraron en la referencia a la Ley el único medio de identificación nacional frente al peligro de helenización de Palestina.
  • Entendían que el Reino de Dios en Israel solo podía venir por la conversión de los judíos a la estricta observancia de la Ley, a la santificación del sábado, etc. (Cf. Mt 15,1-7)

Esenios.

  • Nacieron de los judíos huidos al desierto durante la persecución de Antioco IV Epifanes.
  • Vivian en pobreza, castidad y obediencia; observaban escrupulosamente la Ley mosaica y estaban impregnados de un fuerte sentimiento apocalíptico: para ellos inminente la llegada de una Profeta acompañado de dos Mesías; uno político y bélico que asentara el Reino del pueblo de Israel, es decid Davídico; otro sacerdotal, para establecer el sacerdocio de Aarón.

Los zelotas.

  • Partidarios de un nacionalismo militante, conocidos por Roma como ‘sicarios’.
  • Pretendían restaurar la teocracia judía por medio de la violencia armada en contra del poder invasor de los romanos.  Al fin, la insurrección zelota de año 66 A.D., provocó la represión romana y la caída de Jerusalén a manos de Tito y Vespasiano.

Gobierno Romano.

  • Los romanos habían desarrollado estrategias políticas muy interesantes para continuar su presencia en estas tierras (Procuradurías), pero hay que notar que no son ellos los que invadieron o conquistaron a Palestina, al contrario fueron los hebreos que pidieron ayuda a Roma para no ser invadidos.

Escribas

  • Los más famosos y los que ganaron mas prestigio y poder, no se necesitaba serlo por nacimiento, ni por parentesco, ni por herencia.  Entre más famoso fuera el Escriba, mas prestigio, fama gozaba, por lo tanto, más adeptos podía tener, y vivir mejor.
  • Su formación primera y elemental se recibía desde muy pequeños en el hogar, el papá era el que enseñaba a los niños los primeros conocimientos de la Torá.
  • El sábado era el día en  la escuela en donde una persona casada los capacitaba
  • Cuanto pasaban a ser adolescente, entonces ya se les obligaba a observarla cabalmente la Ley de Moisés
  • Toda enseñanza, su contenido estaba centrado en la Torá.  Israel se caracteriza por unir siempre lo religioso con todas las actividades de la vida.
  • El alumno tenia que respetar al máximo a su maestro, no hablarle con su título era faltarle el respeto, discutir con él era igual que hacerlo con Dios, tenía que obedecer en todo lo que le mandara.
  • La sinagoga no era lugar exclusivo de los rabinos.  Cualquier judío que conociera un poco de la Torá podría no solo leer, sino hasta predicar de vez en cuando, claro mientras no fuera mujer o niño le estaba permitido.

Geografía de Israel:

Galilea.

  • Es una región montañosa, con una fértil llanura bordeando el lago de Genesaret o mar de Tiberíades.  Es la parte más rica de Palestina, abunda el olivo y otros árboles frutales, la vid y los cereales.  Una región muy poblada.  Posiblemente, en el siglo I D.C., muchos judíos emigraron a Galilea.  En tiempos de Cristo, “tendría no más de 150,000 habitantes.”[1]

Samaria

  • Jamás fue permeable a las tradiciones religiosas de los judíos.  Los samaritanos, por emulación con los judíos, siempre habían tenido su propio lugar sagrado; primero Betel y luego el Monte Garizin.

Judea

  • 600,000 habitantes al tiempo que vivió Cristo.  Jerusalén, la capital, y sin duda la ciudad más importante.[2]
  • La economía no era muy buena, al contrario los judíos tenían que pagar un triple impuesto, “uno para dar tributo a Roma, otro para apoyar al Rey, y otro para el templo.”[3]
Para la siguiente entrada hablare sobre la situación de la mujer en tiempos de Jesús y los distintos ángulos que los evangelios nos ofrece sobre la persona de Jesus de Nazaret.
AH

[1]  Jose A. Pagola, Jesus: An Historical Approximation. Trans. Margaret Wilde (Convivium Press:Colombia, 2009) 38.

[2]  Joachim Jeremías, Jerusalén en tiempos de Jesus: Estudio económico y social del Mundo del Nuevo Testamento. Trans. J. Luis Ballines (Ed. Cristiandad: Madrid, 1977) 78.

[3] Thomas P. Rausch, Who is Jesus? An Introduction to Christology (Minnesota: Liturgical Press, 2003) 57.