Ayer Miercoles por la tarde celebramos lo que comunmente llamamos “retiro” de nuestra supervisora, pero yo prefiero utilizar la palabra jubileo porque es un jubilo, y no lo digo porque haya sido mala, sino porque es una alegria por su persona, es alegria porque la persona puede descansar y disfrutar lo que la persona quiere hacer sin estar obligada a estar sometida a un trabajo de 8-5 pm cuando puede estar visitando y jugando con nietos o conociendo lugares que jamas haya visitado.

Ayer por la tarde, el personal de la oficina fuimos testigos de todas las personas que se acercaron para rendir su apreciacion por nuestra supervisora.  No solamente, gente conocedora y capaz, sino tambien gente del clero.  Fue una buena tardeada.  Lo cual me puso a reflexionar, los niños salen de la escuela para disfrutar, mi supervisora se retira para disfrutar y yo tengo muchos años por seguir antes de pensar en retirarme.  Solo le pido a Dios que me siga cuidando, y dandome una buena salud.  De perdida para continuar trabajando unos 37 años mas.  Dios mediante.

AH